Los vaivenes del mercado no paralizarán la producción petrolera #CASTILLOSERRANO

IMG_0092.JPG

Barcelona.- La crisis que prevén especialistas y voceros de los diferentes sectores de la economía nacional, como consecuencia de la caída de los precios del petróleo en el último trimestre de 2014, parece no trasladarse al entorno de la principal industria del país, cuyas perspectivas son más optimistas.

El presidente de la Cámara Petrolera de Venezuela (CPV) Capítulo Anzoátegui, Mario Castillo, asegura que contrario a lo que podría ocurrir en otras áreas, la actividad de las empresas suplidoras y proveedoras de bienes y servicios debe seguir para garantizar la continuidad de los proyectos y de los procesos de exploración, producción y distribución de crudo.

-¿Cuáles son las expectativas del sector privado petrolero ante este nuevo escenario con precios del barril por debajo de los 100 dólares?

aunque en algún momento podamos vernos afectados por la situación. Lo que nos diferencia del resto es que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tiene que seguir comercializando la misma cantidad de crudo, al precio que sea, porque la economía del país depende casi exclusivamente de las importaciones de este rubro. Los momentos de crisis son los que generan mayores oportunidades. Los resultados se verán a mediano plazo.

-¿Cómo pueden garantizar que las inversiones privadas no se paralicen?

-La cotización de la cesta petrolera nunca ha determinado los costos de producción de las contratistas afiliadas a las CPV. Estos están calculados con base en el valor de los equipos, insumos, repuestos, mano de obra y la incorporación de nuevas tecnologías. Muchos podrían pensar que al mermar los ingresos, también se reducirá la demanda de servicios, o se suspende la ejecución de algunos proyectos, pero la experiencia de 2008, cuando el barril venezolano bajó a $38, nos indica que Pdvsa no frenará su plan de inversión. Lo lógico es que continúen y si es necesario aumente la oferta en el mercado no Opep (Organización de Países Exportadores de Petróleo), como China y Rusia.

-¿Cuánto tiempo estiman que podría durar esta contracción de los precios?

-Sin querer ser adivinos, pensamos que el año que viene el crudo se cotizará dentro de una banda de 60 a 45 dólares. Hay que recordar que el negocio petrolero es cíclico. La crisis llegará a su fin. Mientras dure, perjudicará a los productores tradicionales, pero también a los emergentes, como el de esquisto en Estados Unidos o el de arenas bituminosas en Canadá, cuyos costos de producción son muy altos. La presión de los precios hacia la baja empujará la salida del mercado de estos nuevos productores, y de las energías alternativas que por ser costosas son menos rentables. Al tocar piso, el barril volverá a subir a más tardar en un año.

-¿Qué medidas tomarán mientras esto ocurre?

-Todas las empresas mantienen su capacidad operativa, sin dejar de analizar las condiciones que se van presentando, referente a políticas públicas, es decir, a la facilidad para importar productos, el acceso a las divisas y la regularización de otros factores que han distorsionado la economía. Si esto no es posible, es obvio que habría una paralización natural. Desde la CPV trataremos de influir en las decisiones que tome el gobierno para que eso no ocurra.

-¿Qué recomienda a Pdvsa?

-Tienen que seguir desarrollando la industria del gas, para sustituir el consumo de diesel de las termoeléctricas y vender ese subproducto en el mercado mundial. Pero lo más importante es abrirse al capital internacional para elevar la producción de hidrocarburos. Esta podría ser la vía para que el Plan Siembra Petrolera no tenga contratiempos y se ejecute en el lapso estipulado.

-¿El petróleo sigue siendo rentable?

-Claro que sí. Producir un barril cuesta 12 dólares, a los actuales precios todavía hay un gran margen de ganancia. Además, las condiciones de trabajo en Venezuela son más favorables que en el Mar del Norte, donde hay que perforar a mayor profundidad y con vientos huracanados, o en Canadá con el frío y la nieve, o en Nigeria con una guerra urbana. Aquí tenemos sol los 365 días y eso garantiza la renta.

vía el Tiempo
#castilloserrano